miércoles, 6 de junio de 2012

You´ve got a friend





VENECIA- Tras cruzar uno de esos bellos puentes venecianos, la melodía, que hasta ese momento era un mínimo murmullo corriendo por la ciudad de los canales, cobro sentido y todas las palabras sueltas se transformaron en canción. “You’ve got a friend”. La conocía, sí. La había escuchado muchas veces interpretada por diversos cantantes y en distintos ámbitos pero nunca había “visto” tan claramente el sentido de la letra. En todos esos años jamás había notado la importancia de que un cantante tenga un amigo fiel.

No recuerdo la raza del perro, pero sí su lealtad, nobleza, devoción y respeto hacia su dueño. Mientas el hombre de unos transparentes ojos azules tocaba esa hermosa canción que habla de unos de los mayores tesoros que es la amistad, ese perrito de mirada fija y radiante no hacía mas que apreciar su voz.

Ya habían quedado atrás las visitas a Piazza San Marco que parece flotar en el agua, al Palacio Ducal, residencia de los “Dogos” y a la Basílica de San Marcos. Ahora sólo quedaba volver a perderse entre los canales, cruzar los puentes infinitas veces sin importar la cantidad de escalones e intentar descubrir una Venecia diferente a cada paso.

Algo de todo eso ocurrió. Fue la primera vez que en la mirada de un perro ví  “decir”: “tu sólo grita mi nombre… vendré corriendo a verte otra vez. Todo lo que tienes que hacer es llamarme y estaré allí. Tu tienes un amigo”.


Fernando Gorza 6 de junio de 2012

Fotos: Victoria Pietroboni