domingo, 26 de diciembre de 2010

30 Aniversario

Sobre el Teatro Concreto o la autonomía de la literatura

Instalado en Villa Gesell desde 1999 el Grupo Teatro Acción trabaja hace 30 años como un laboratorio de investigación teatral donde el actor sin un texto fijado inventa propuestas escénicas para que el director escriba la obra. Una dramaturgia de la creación compartida
Hace unos cinco años tuve el privilegio de conocer Teatro Acción. Todo surgió como parte de mi trabajo como Periodista en el suplemento Ñ del diario Clarín. Algunos contactos, llamadas a la redacción, una propuesta de nota, el interés del Editor y no mucho más. Solo quedaba tomar un micro a Villa Gesell para meterme en el fantástico mundo de “hacer teatro” partiendo de la creación total del actor orientando el trabajo hacia una dimensión colectiva de búsqueda y transformación en el modo de pensar y concebir el hecho artístico.

Confieso que el trabajo fue fácil. A mi interés por el mundo del arte se le sumo la calidez humana de Eduardo, Vero y los chicos de Teatro Acción que en ese fin de semana lluvioso y frío me mostraron un mundo nuevo de integrar al actor al nacimiento del texto como raíz fundamental.

Las explicaciones de los entrenamientos, el descubrimiento de dotes innatas, la motivación a la búsqueda propia, el crecimiento con la experiencia ajena y la mirada de Eduardo sabia y paciente impactaron fuerte en mí. Con “Muros de Espuma” logre visualizar todo lo que me contaban ante mi pedido de comenzar a interiorizarme sobre el grupo y el trabajo. “Elijo aquello que funciona, lo que está vivo y habla del actor”, sentenció Eduardo con gran claridad.

A la nota la escribí rápido. Recuerdo que le corregí detalles de estilo, aspectos mínimos que no hicieron al cuerpo. Cuando el entrevistado se abre y deja que el Periodista entre en su mundo, las líneas fluyen y los dedos pasan por el teclado como un Pianista interpreta esa obra que ama profundamente y de la cual sabe con certeza todas las notas.

Afuera nunca dejo de llover. Adentro de la Casa Teatro todo fue calidez, comprensión y la alegría de vivir el teatro sabiendo que el tejido de lazos humanos fuertes y concretos anteceden a todo los demás.

Brindo por estos primeros 30 años!!! Muchas Felicidades!!!
Fernando Gorza 25 de diciembre de 2010

miércoles, 20 de octubre de 2010

EN LA FCECS - ENTREVISTA ABIERTA A JULIO LAGOS

“Los oyente son lo más importante de la radio”

El pasado viernes 15 de octubre, la Facultad de Ciencias de la Educación y de la Comunicación Social recibió la visita del Locutor y Periodista Julio Lagos en el marco de la materia Taller de Producción Integral de Radio a cargo del Prof. Fernando Gorza como parte del Programa de Cátedras Abiertas “De aula a la profesión”.

Con 50 años de trabajo constante en los medios gráfico, televisivo y radial que le permitieron recibir los premios Martín Fierro en 1973 y 1974, el Premio Internacional de Periodismo Rey de España en Radio 2003 y el Premio Revelación Eter 2008, Lagos se explayó sobre diversos temas inherentes a la radiofonía desde los aspectos más prácticos de la puesta al aire de un programa hasta la realidad actual del medio pasando por el lugar primordial que ocupa el oyente, la importancia del trabajo en equipo y el oficio de la búsqueda de las noticias.



Con un carácter didáctico e ilustrativo, el Locutor que comenzó su carrera profesional a los 16 años en 1961 en Diario El Mundo, exhibió a los alumnos su “híbrido”: el equipo de trabajo que utiliza actualmente para transmitir el programa “La radio sos vos” por Radio Rivadavia AM 630. Un micrófono conectado a una consola colgante que sólo pesa quinientos gramos y que por medio de un teléfono celular hace un enlace a la radio, conforma todo el instrumental necesario para “estar en el aire” desde la calle.

Tecnología y oyentes

Para quien es también el autor del libro “Corazón de Radio. Manual para nuevos profesionales”, la radio “está pasando por un momento muy duro. Hay pocas ideas, programas vacíos que sólo repiten lo que están escuchando de la competencia y eso se replica en la cantidad cada vez más baja de oyentes y en la poca publicidad que le llega a la radio”. La estadística marca que del cien por ciento de la torta publicitaria, solo el tres por ciento pauta en radio.

Ante el panorama algo apocalíptico, Lagos le propuso al auditorio próximo a entrar en el mundo laboral, ser innovadores en el tratamiento de los temas y valerse de las herramientas tecnológicas para llegar a los 450 millones de hispanoparlantes que están diseminados por el mundo. Reconocido por haber instalado en 1997 por primera vez una cámara en un estudio de radio para transmitir vía Web, el conductor destacó el beneficio que surge de la interacción entre la radio con los blogs y las redes sociales. “¿Por qué conformarme solamente con el mecanismo convencional? ¿Por qué desechar a los oyentes que eligen otras formas de conectarse con la radio?”...cuestionó a modo de reflexión.


“Antes que la radio, que los directivos, que los políticos; antes de todo eso, para mi están los oyentes. Ellos son lo más importante de la radio y la radio sin oyentes no sirve. Por eso estoy en la calle, los voy a buscar, me interesan sus historias, qué piensan, qué les pasa y eso para mi son las noticias”. Con esta declaración Lagos dejó en claro su trato tan particular hacia el oyente y el tono intimista de su programa realizado en distintos barrios donde recorre sus calles y va recogiendo historias en “vivo”.

El transcurso de la charla dejó espacio para que los alumnos realicen preguntas, interactúen y el invitado vuelva a manifestarse en cada una de sus declaraciones como un verdadero hombre de radio.



Fernando Gorza 20 de octubre de 2010

miércoles, 5 de mayo de 2010

Las imágenes de la vida

Steve McCurry habla por medio de su lente. Enfoca y dispara un tiro certero a hombres de arrugas milenarias, barbas largas y blancas, mujeres temerosas que apenas se dejan espiar detrás de sus burcas y niños desprovistos de esperanza jugando a la guerra con arma en mano o durmiendo en las calles de Rangoon.

El Centro Cultural Borges junto
a Epson Argentina, la Embajada de Estados Unidos y Magnun Photos auspician esta muestra de 120 fotografías de este artista nacido en Filadelfia en 1950 que deslumbró al mundo treinta y cinco años después cuando retrató a Sharbat Gula, una niña afgana de doce años en el campamento de refugiados Nasir Bagh de Pakistán durante la guerra contra la invasión soviética.


Ojos verdes, mirada clara y un rostro que desde pequeña ya hablaba de sufrimiento y dolor. El encuentro fue muy breve, duró pocos minutos y no tomó de Gula nada más que ese estallido de colores y sentimientos. McCurry supo aprovechar el momento y su técnica innata. La pieza recorrió la esfera y comenzó el amor por la otra parte de mundo. Por las calles de la Bombay, las pagodas y los templos, los atardeceres detrás del Taj Mahal, el mundo Budista y su Budas reclinados, el amor por la espiritualidad, las orillas del Ganges y el camino de los peregrinos hacia Tibet.



La muestra, dividida en secciones como vida cotidiana, historias en un rostro y la mística de lo sagrado, son un compendio de imágenes de un mundo ampliamente desconocido para los occidentales. Viajar a través de sus obras, bucear en otras formas de pensamiento, intentar vivir y sentir, aunque mas no sea por un puñado de horas, ese “otro mundo” es como escribe Baudelaire “elegir domicilio en el movimiento, sentirse en casa en cualquier parte”. Lo mismo da ver orar en Angkor Wat, emocionarse con la mira al infinito de los ferroviarios de Agra, intentar alcanzar a ese niño que se escapa por las calles de Jodhpur o cruzar las alborotadas calles de Calcuta. Todo Oriente cabe en el ojo de McCurry que pasa a ser como uno propio que busca incansablemente para capturar esas instantáneas de la vida.


Mas info: http://www.ccborges.org.ar/
http://www.epson.com.ar/


Fernando Gorza 5 de mayo de 2010

Imágenes: Epson Argentina

sábado, 20 de marzo de 2010

Paseo por Carlos Keen

Son sólo ochenta los kilómetros que separan la agitada vida urbana en la Capital Federal de la tranquilidad rural de La Manuquita, un Alojamiento de Campo ubicado en Carlos Keen, este pueblo situado a veinte minutos de la ciudad de Luján que invita a pasar un fin de semana de descanso, a degustar su exquisita gastronomía, hacer actividades al aire libre, paseos por el pueblo y escuchar historia del que supo ser un pueblo pujante y hoy goza de su brillante pasado de estación ferroviaria.

La Manuquita está ubicada sobre un terreno de diez hectáreas con piscina y un parque de robles, eucaliptos, jazmines, casuarinas, paraísos y variadas plantas de cítricos. Los naranjos, pomelos y quinotos le dan color a la naturaleza verde del lugar y escoltan el casco de la estancia; una auténtica casa de campo que en todos sus espacios mantiene su estilo rústico y criollo.

Poli Pignataro, responsable de La Manuquita explica que “la idea es hacer sentir a la gente como en su casa. Queremos que se vayan con la sensación de haber vivido un fin de semana de hospitalidad criolla tanto en el trato como en las actividades y en las comidas que ofrecemos”. Las palabras de Pignataro se reflejan en la amabilidad de Gloria y Anyelen, madre e hija que trabajan en el orden de la casa y en las manos de José Luís, el cocinero que con un entusiasmo particular por la gastronomía invita a degustar sus platos.

Así es como José Luís despierta el apetito de quien visite La Manuquita. A la picada de queso, salame, aceitunas presentada sobre galleta tostada a la parrilla y escabeche de hongos; le siguen una entrada de riñoncitos de ternera cocinados a la menta y ciboulette que luego de unos minutos será precedida por el plato principal: un matambre arrollado cocinado a las brasas envuelto en morrón, cebollas, hojas de verdeo y queso roquefort. A fuego lento el queso se funde sobre la carne y llega a la mesa del salón principal.


Por el pueblo

La tarde es un buen momento para comenzar a recorrer Carlos Keen. Escuchar la historia del pueblo relatada por algunos de sus habitantes, conocer la vieja estación de tren y la iglesia San Carlos Borromeo son puntos obligados de la visita.

Noideé Sosa conoce como pocas la vida de este pueblo. Mientras recorre su jardín botánico e invita a oler los perfumes de la infinidad de flores y plantas que habitan el parque de su casa, cuenta que Carlos Keen nació en 1881 por una necesidad del ferrocarril de tener un lugar cercano a Luján para cargar agua en los tanques de los trenes.


“Carlos Keen creció a buen ritmo hasta 1935. Llegaron a pasar catorce trenes por día, tuvo hoteles, registro civil, tres clubes y cuatro almacenes de ramos generales. Comercialmente fue más importante que Luján hasta que en 1935 se cambió el trazado de la ruta a 10 kilómetros del pueblo. En 1970 pasó el último tren”, remata la mujer de ojos azules y mirada tranquila.


La historia de la que Noideé habla se puede observar desde la plaza del pueblo. A unos de sus costados se conserva el Museo Agrario a Cielo Abierto con más de veinte maquinas para arar campos y surcar caminos. En el medio se levanta la vieja estación con techo a dos aguas que sólo abre sus puertas los fines de semana cuando los artesanos de la zona ofrecen sus creaciones. Frente a ella aparecen los galpones donde se almacenaba la mercadería que llegaba con los trenes. Hoy reciclados, son un espacio para unir actividades culturales. Se pueden apreciar muestras de fotos y escuchar grupos de música.

Frente a la plaza se levanta la iglesia San Carlos Borromeo bendecida e inaugurada el 22 de abril de 1906. Su estilo es neo romántico y su fachada es de ladrillos a la vista en la que se distinguen el campanario y la puerta de madera tallada. Su interior, de piso de mosaico a dos colores, conserva la imagen del patrono que le da nombre.

La vuelta a La Manuquita promete el infaltable mate con pastelitos caseros. En ronda y junto al hogar a leña las primeras zambas se escapan de las cuerdas de la guitarra. La noche empieza a caer en Carlos Keen.

Fernando Gorza 20 de marzo de 2010

miércoles, 10 de febrero de 2010

Los colores abstractos de la vida

Lo de Guillermo Altclas es amor al arte. Es una vida delineado sueños, trazando ideas, creando mucho y buscando los primeros puntos de contacto entre los dibujos a mano alzada y la llegada del arte digital en todo su esplendor. Es “animarse” al arte abstracto desde la certeza primera de no saber y probar hasta tener la obra y una vez allí, frente a ella, volver a intentar con otra vuelta, nuevas líneas, un nuevo color o una variante de ángulo que encauce la creación una vez mas.


La idea inicial se desprende de la voz del propio artista cuando a sus 72 años y en la presentación de su primera exposición “Estallido de Colores” patrocinada por la Fundación Epson en la sala Prometeus del Centro Cultural Recoleta, explica que “siempre me gustó el dibujo en todas sus formas. Empecé con un lápiz y luego seguí el camino de la tecnología utilizando diversas herramientas de distintos programas de diseño”.

La muestra, enteramente dispuesta bajo el concepto digital del arte que permanecerá “colgada” hasta el próximo 9 de marzo, cuenta con 33 obras divididas en seis series que reciben un nombre cada una. Así nacen geometrías, esferas en movimiento, naranja mecánica, collares, génesis y esplendor.



Sobre las series Altclas sintetiza que “lo abstracto puede ser sensible pero no afectivo pero la vida tiene colores y a mi me interesa el impacto visual y que el que esta del otro lado se sienta atraído.” La muestra cobra vida en cada trazo. Curvas, ojos, una luna, mares, arcos, triángulos, piernas y caras pueden verse si quien se entregue al juego se deja llevar y busca el lazo afectivo que le despierte una vibración o un sentimiento.

Génesis es una explosión de colores, líneas, curvas y contra curvas que forman varios mundos que se cruzan, convergen y se chocan dando nacimiento a uno o varios, depende de la mirada, claro y del impacto preciso en un momento determinado.


Dónde: Sala Prometus - Centro Cultural Recoleta – Junín 1930

Cuándo: de martes a viernes de 14 a 21 y sábados, domingos y feriados de 10 a 21 hs. Permanecerá abierta hasta el domingo 9 de marzo. Entrada libre y gratuita.

Mas info: http://www.centroculturalrecoleta.org/

http://www.epson.com.ar/



Fernando Gorza 10 de febrero de 2010

Imágenes: Centro Cultural Recoleta